¿Por Qué Invertir En Estrategias Alternativas?

INTRODUCCIÓN

Durante los últimos 20 años, las inversiones alternativas se han convertido en un componente clave de una cartera de inversión madura y bien diversificada. Inicialmente, esta clase de activos era en su mayoría el reino de inversores sofisticados, como clientes “High Net Worth”, pero se ha convertido en productos ahora disponibles para carteras mucho más pequeñas con inversiones mínimas de $ 10,000. Esta es una consideración importante ya que permite a una gran clase de inversionistas el acceso a productos de valor agregado, donde las consideraciones tácticas son menos importantes y pueden capitalizar las tendencias estructurales que han ocurrido desde el final de la crisis financiera a principios de 2009. Sin embargo, esto requiere elegir el vehículo de inversión adecuado.

En la actualidad, la principal oportunidad radica en la deuda privada líquida, donde se pueden generar rendimientos sólidos sin una correlación significativa con acciones y bonos, que son muy caros.

 

1. ESTADO ACTUAL DE LOS ACTIVOS TRADICIONALES.

Una cartera bien diversificada de activos financieros normalmente combina inversiones tradicionales, como acciones, bonos e incluso productos básicos, así como activos alternativos, como intereses en fondos de cobertura (“Hedge Funds”) y fondos de capital privado (“Private Equity Funds”).

Los activos tradicionales son generalmente más cíclicos en la medida en que tienden a perder valor más rápidamente y en mayores volúmenes cuando se produce una crisis; durante aproximadamente 1 año y medio, entre septiembre de 2007 y marzo de 2009, los mercados bursátiles de las naciones desarrolladas perdieron típicamente más de la mitad de su valor, por ejemplo. Esto hace que la asignación táctica en acciones y bonos sea un aspecto importante de la inversión: evitar solo una crisis en un período de inversión permitiría a los inversionistas superar el rendimiento del mercado general en un margen sustancial a largo plazo.

En el contexto presente, esto es importante ya que la actual fase de crecimiento en los mercados accionarios está por encima de la duración media de las fases alcistas en los últimos 100 años, aunque algunos mercados alcistas han durado más (ver más abajo el índice US S & P 500).

En los mercados de bonos, los precios parecen aún más extendidos, ya que las tasas de interés en Europa y EE. UU, están cerca de un mínimo de 30 años y no muy lejos de cero, lo que parece indicar que es probable que comiencen a subir (cuando suban las tasas de interés, el precio de los bonos baja y viceversa).

 

2. INVERSIONES ALTERNATIVAS

Las inversiones alternativas son menos propensas a la negociación táctica porque son más difíciles de pronosticar que los activos tradicionales, y una buena gestión táctica generalmente conduce a una menor adición de valor. No es que los activos tradicionales sean fáciles de pronosticar, la mayoría de los inversionistas fracasan en esto, pero si se tiene la visión correcta normalmente generaría un rendimiento superior. Los activos alternativos son diferentes, ya que ofrecen una amplia gama de estrategias que ofrecen un perfil de rendimiento diferenciado en cuanto a las condiciones del mercado: algunas estrategias prosperan cuando los mercados de renta variable o bonos son difíciles, o cuando, por ejemplo, la volatilidad de los rendimientos aumenta. Por esta razón, los activos alternativos son una excelente herramienta para la administración de carteras: permiten que el inversionista astuto induzca la diversificación en una cartera así como para amortiguar las pérdidas en las que podrían incurrir los activos tradicionales.
La búsqueda para realizar inversiones alternativas que ofrezcan potencial de diversificación así como rendimientos atractivos no es fácil, sobre todo porque una proporción significativa de activos alternativos son activos tradicionales disfrazados de fondos de cobertura: los llamados fondos de “Equity long/short” están correlacionados con el mercado de acciones, mientras que los fondos “Global Macro” están influenciados por el mercado de bonos. Los “Equity Long Short” y “Global Macro” son dos de las estrategias de inversión alternativas más comunes.

Como resultado, volver a los principios iniciales ayuda a identificar las oportunidades realmente interesantes en el espacio de inversión alternativa. En los mercados actuales, una de las oportunidades estructurales más interesantes reside en la deuda privada, una de las estrategias de inversión alternativa más nueva. Las inversiones en deuda privada ofrecen retornos muy atractivos en relación al riesgo dado que el sector bancario ha sufrido profundos cambios desde 2008: las regulaciones han reducido significativamente la capacidad de los bancos de prestar. La escasez de capital significa que los prestatarios están dispuestos a pagar más para tener acceso a los fondos.

 

3. INVERSIÓN EN DEUDA PRIVADA, EL NUEVO ELDORADO

Los fondos alternativos recientemente comenzaron a expandirse al otorgar deudas (préstamos o bonos) a empresas; esta era un área tradicionalmente dominada por los bancos. El proceso de desintermediación es parte de una tendencia global más amplia conocida como el “Shadow Banking” o préstamos a la sombra (ver el cuadro a continuación), por el cual los actores no bancarios buscan otorgar crédito a las empresas. El crecimiento de las inversiones alternativas relacionadas con los préstamos sombra ha sido espectacular y las implicaciones para los inversionistas y los reguladores son significativas. En particular, hasta ahora los rendimientos de los inversionistas han sido muy buenos en relación al riesgo tomado.

 

La tendencia es impulsada por tres factores. En primer lugar, las reformas regulatorias financieras posteriores a la crisis han llevado a los bancos a reducir sus actividades crediticias, particularmente a las pequeñas y medianas empresas. En segundo lugar, la demanda de crédito de las empresas no ha disminuido en la misma medida, lo que ha llevado a una demanda no satisfecha. En tercer lugar, la demanda de los inversionistas institucionales de una deuda que rinde más que la deuda pública sigue siendo sólida. En general, se espera que los actores financieros no bancarios, incluidos los inversionistas alternativos, reemplacen a los bancos para proporcionar $ 3 trillones en préstamos proyectados para 2018.
Los inversionistas alternativos invirtieron durante mucho tiempo en ciertos tipos de deuda, pero el alcance del mercado se amplió en los últimos años. Históricamente, el mercado de deuda privada consistía en fondos especializados que proporcionaban deuda subordinada (mezzanine debt), que se ubica entre el capital y la deuda garantizada / senior en la estructura de capital, o deuda en dificultades, que es adeudada por compañías próximas a declararse en quiebra. Luego de la crisis financiera, surgió un tercer tipo de fondo. Estos fondos son conocidos como fondos de préstamos directos, los cuales extienden el crédito directamente a las empresas o adquieren deudas emitidas por los bancos con el propósito expreso de venderlos a los inversionistas (en el pasado habría estado en manos de los bancos).

El mercado de préstamos directos incluye una variedad de inversionistas alternativos principales y no básicos. Los inversionistas líderes de préstamos alternativos han ampliado sus ofertas de productos para incluir fondos privados de deuda. A ellos se les han unido varias empresas especializadas nuevas.

La fuerte demanda de los inversionistas institucionales ha permitido que estos fondos se expandan rápidamente. Colectivamente, desde el año 2009 se han recaudado 531 fondos de deuda estilo “private equity”. En general, los activos bajo administración se han duplicado desde la crisis financiera, de $ 213 mil millones en activos bajo administración en 2007 a $ 465 mil millones en junio de 2014, con un 25% proviniendo de los fondos de préstamos directos. Los fondos de cobertura también han sido una fuente importante de capital de deuda y ahora administran más de $ 600 mil millones en fondos enfocados en la deuda.

 

OBSERVACIONES FINALES
La valoración de los activos tradicionales se ha estirado. Las acciones han estado en alza durante 9 años, lo que es mucho según los estándares históricos, mientras que los bonos ofrecen muy poco rendimiento y un riesgo significativo de pérdida de capital como las probabilidades de ver tasas más altas y la caída en el precio de los bonos que esto conlleva, es grande. Las inversiones alternativas, cuando se eligen sabiamente, ofrecen la posibilidad de diversificar el riesgo de una cartera de activos tradicionales. En la deuda privada, donde los rendimientos son realmente muy atractivos con respecto al riesgo, también son posibles los rendimientos descomunales. Esta área representa la oportunidad de inversión más convincente en el espacio alternativo.

 

Laurent Jeanmart
Chairman, Katch Investment Group

Para Mayor Información:
info@kb-familyoffice.com

 

Abril, 2018

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp